09 junio 2013

My Bloody Valentine - I Only Said (live at Optimus Primavera Sound, Por...

Y el cénit, el horror vacui sónico creado por My Bloody Valentine. Volvió a demostrar que lo suyo no es de este mundo.


Mira que Dinosaur Jr. y sobre todo Swans habían forzado la máquina del volumen, pero lo de los irlandeses de lava es para sentirlo/sufrirlo en directo. No sirve de nada, de absolutamente NADA, "youtubearlos": hay que tener al Dragón delante para sentir su fuego.
A ver. Yo venía "aprendido", los ví hace cinco años. Por eso llevé tapones para las dos personas que me acompañaban (que no son catadoras de extremos sonoros). Al segundo tema ya me los pidieron.
He leido que su show se escuchaba desde hoteles a un kilómetro del recinto. He sentido el miedo de que aquello podía provocar daños físicos en mi aparato auditivo. He flotado en su lava de sexo sonoro, ciclos turbulentos de ruido en olas de distorisón, voces gimientes como orgasmos psicofónicos sepultadas en volumen de guitarras sin medida.
La pista de baile gaseosa de sus temas casi dance, sonando como un avión en despegue. La brutalidad de sus años ochenta convertida en materia para angustiar pechos y estómagos (y oídos, claro) y un final infernal, con ese "You Made me realise" que se deshace en su mitad y se convierte en diez minutos de una única nota perpetuada a un volumen doblado (el parque entero vibraba literalmente), solo pueden entenderse de un modo. Experiencia.
Mejor, de dos modos. Porque si uno admite que hay lecturas y hay cine y hay arte plástico creado para hacer sufrir al intelecto, MBV transportan esa idea (el arte experimentado como sufrimiento y dolor, a la Francis Bacon o a lo Haneke) a lo musical y a lo físico. Sin artificios (ellos como postes de telégrafos sobre el escenario, sin dirigirse a la audiencia nunca, empequeñecidos por una gran pantalla donde se proyectaban imágenes abstractas). Sin poses, solo con un sonido inclemente.
Fue increíble y también temible.
Lo volvieron a hacer, vamos...
Pero da igual. Si no estabas allí, no me entiendes. Ni con ésto: