11 julio 2013

A partir de DRIVE, de Nicolas Winding Refn

Ya tiene mucho tiempo, cine del 2011, y ya todo el mundo ha escrito sobre ella.

Así que me permitirás no repetir tópicos. La peli no me gustó, lo siguiente.
(five fucking stars)
Pero ahora querría compartir una reflexión (profundísima, claro) que me ha provocado el visionado de la cinta de Nicolas Winding Refn y la comparación de su poderoso ejercicio de estilo con las mejores series de televisión actuales. Se dice que el cine comercial ahora está en la pantalla de casa, en HBO, Mad Men, Juego de Tronos, los Soprano. Bien, está claro que la tele ha sustituido al cine si buscamos calidad comercial, tramas, mimo. Pero sigue un paso por detrás de la gran pantalla si lo comparamos con lo que, uy uy uy, se suele llamar cine de autor. Esto es... Drive supone más que una historia contada. Drive es la mirada de Winding sobre el mundo a través de una historia contada. No es lo mismo. Hay un sentido del tempo, hay una parquedad calculada, hay una dirección de actores especial, que hace que éstos no sean actores de ningún método sino médiums del pulso vital que busca su director. La luz, los planos, la música elegida, todo en Drive me habla de una mirada. Hay teleseries que son pura mirada personal, pienso en la citada Mad Men, sin ir más lejos. se pueden encontrar, sí. Pero cada vez advierto más que se ha consensuado un peligroso libro de estilo: crea una ficción alambicada, dirígela con profusión de diálogos, usa planos generales o medios para que se advierta una producción mimada (a veces ajustada, pero cuidada), et voilá, La Calidad.
Pero si no hay signos de mirada personal, lo que queda es un relato mejor, peor, más denso o más ligero, que engancha o no, puede que hasta nos implique como espectadores en sus enredadas tramas. Pero será más hueco de lo deseable.

La mirada única es otra cosa:

2 comentarios:

calcillas dijo...

Las gran diferencia radica en que las series, por su extensión y formato en episodios, son realizadas por varios directores y una troupe de guionistas. Se busca la homogeneidad de todos los episodios a costa de difuminar la mirada del autor.

En cuanto a Drive es una obra maestra, en mi opinión, el mejor film de 2011...

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, claro, esa es la causa, hay pocas excepciones: Twin Peaks, evidentemente sería una. Pero sea cual fuese la causa,más o menos justificalbe, la verdad es que en general sucede lo que estamos hablando.
La pregunta es si sucede por galvana o no. Si la industria se acomoda o puede dar más de sí. The Wire fue una bomba en su día pero parece que ahora bastase con copiar su modelo (que ojo, allí sí era mirada, estilo, aunque en las series hay que vigilar antes al productor que a quien dirija los capítulos)