25 julio 2013

Y hoy Melendi

Vamos a ver... muy, muy mal rollo. He ido a cubrir al asturiano, que arrasó en Vigo abarrotando el parque de Castrelos. Pero para empezar, tuve la inocencia de ir en coche, y aparcar fue una odisea... odisea que se mezclaba con la radio puesta y las noticias. El accidente de tren en Santiago es El Tema. Soy de Compostela. Ni a mí ni, que me conste, a nadie cercano, le ha afectado el suceso. Pero uno no tenía cabeza. llegué tarde al show del cantante (que no canceló... yo lo hubiera hecho, francamente) y ni sé, porque aquello era un festivo gallinero humano (miles de almas enfervorecidas) si hizo alusión alguna al tema del tren. Pero yo ¿qué hago? yo cubro un live, digo que todo muy bien 8o no tan bien) y que la peña lo pasó chupi pipa. Y leyendo mi crónica (puedes hacer lo propio mañana también, en papel u on line) me sentía un gilipollas. No es día para música, ni para atender a la música. Así que metí un paréntesis final, tenía que evidenciar de algún modo que no estaba allí, en Castrelos, aplaudiendo y disfrutando. Porque disfrutar era, es, obsceno en estas circunstancias, y solo se debe achacar al desconocimiento. Que mucha gente no va conectada a la radio o a la red de redes, que solo están allí para ver cantar al melena lacia. Que lo pasaron bien, inocentemente. Yo no lo pasé bien, no ya porque no me interese nada Melendi, sino porque, consciente de que no era el sitio para estar, tenía que estar.