17 septiembre 2013

Crystal Fighters en directo (Vigo)

He leido de todo. Que fueron lo más, que un timo, que playback, que Macaco, que Grandes...
Pues mira, para mí lo importante de este concierto no se ha escrito aún. El poder de la música.

Los guerreros de cristal gustan o no, como todos lo demás músicos del universo, pero lo innegable acudiendo el pasado domingo a su show es que su laboratorio sonoro, mezcolanza de electrónica de baile, folk y rock que ahora recuerdan un after londinense (I Love London) como en dos minutos se zambullen en folclore (vasco,con txalaparta tocada en vivo incluida, o latinoamericano), así como su actitud de entrega total sobre la tablas, contagian un amor por la música que es atávico, primigenio, que viene de la tribu. Que es sagrado. Que es poderoso. "¿Cuántos de vosotros trabaja mañana?¿y cuántos vais a clase? Bien, es tarde pero olvidadlo todo: no hay pasado, no hay futuro, el presente es ahora". Música mágica y sí, poderosa, una razón para vivir en este mundo de mierda. Olvida la vida, quema los libros de cuentas, olvida las noticia, olvida los putos políticos y sus corbatas de mierda y sus trajes de corte caro. Olvida. Baila. Música.
Dio gusto ver a la gente sencillamente disfrutando de la música casi ritual de los de "You and I", un público que bailó con una alegría y entrega que arrebataban y contagiaban. Mirabas al lado y una chica con los ojos cerrados bailaba con sonrisa de oreja a oreja. Mirabas al frente y la parejita se olvidaba de hacerse carantoñas. Y bailaban. Disfrutaban. Sanaban de todo lo chungo que tiene esta vida, o eso parecía... Sales de ese concierto y lo haces con una sensación de comprender que en este Solar System hay algo bueno. Música como magia, capaz de alegrar la vida. No es poca cosa, y ellos lo tienen.

Un show, cuarenta minutos de magia sin trucos.