20 octubre 2013

Cristo dentro.

Estoy en el tiempo de la preparación para el Santo Sacramento de la Primera Comunión de mi hijo. No será este foro el lugar donde vaya largano si "Punchito" la va a hacer o no, por supuesto, ni mi opinión al respecto del sacramento en sí mismo.


Pero sí aprovecho que estoy en ese momento, para la reflexión social. Me parece escandalosa la frivolización, aún y en pleno siglo XXI, que se hace de ese tema. En serio, creía que hoy por hoy ese trámite ya estaba bastante desprovisto de toda la memez social que tanto pesaba en los setenta (por citar el tiempo que me tocó como niño), que hoy, en fin, las cosas de lo espiritual no se hacen simplemente porque el rebaño allí pace, ergo me uno al rebaño, no sea que luego me señalen por la calle.
Un tema, para el creyente, muy importante, se supone. Un acto de FE poderoso, purificador, la primera Catholic Action (guiño al título de uno CD muy muy bueno, ahí lo dejo) que un ser humano asume en (presunta) conciencia plena. El Cuerpo de Cristo entrando en ti, y tal.
Entonces ¿porqué sigue pareciéndome un circo de Fofó?¿Porqué lo social en ese acto que podía ser plenamente íntimo y trascendente de verdad, se ha disparado hasta convertirlo en una pequeña boda?¿Porqué hay padres que manifiestan que NO SON CREYENTES y sin embargo sus vástagos van a la preparación para esta liturgia?¿Seguimos en el "qué dirán"?

No hay comentarios: