18 octubre 2013

MILE DAVIS Birth of the cool (1957)


Si el bebop no me acaba de entrar, el cool es otra cosa. Al menos Miles Davis en este discazo donde lo improvisado y lo calculado me parece que amalgaman tan bien que es imposible discernir cuándo los músicos hacen la vertical y cuando no. Y unas melodías tranquiola que invitan a una relaxing cup of jazzie café con leche.
Bien Miles, bien.

No hay comentarios: