25 diciembre 2013

THE NATIONAL, Trouble will find me

Antes de que el año remate querría hablar, manque breve, de algunos discos/discazos del año que se va.
Uno desde luego es lo último de The National, un disco del que leí apreciaciones bastante tibias y que sin embargo a mí me encanta. Un trabajo de madurez de la buena, porque donde la banda tiene los aperos precisos para hacer stadium rock engolado y de mecherito (móvil, o lo que se lleve encender ahora en estadios) merced a un rock templado y con querencia a la épica, una instrumentación elegante y una voz del carajo de buena... ellos optan por el soto voce, por una contención que no escatima en la riqueza... pero del detalle.
La voz maravillosa de Matt Berninger podría pretender ser un nuevo Bono (U2) pero jamás eleva el vuelo, ni se crece en octavas para asombrar por la vía fácil, sino que tensa el nervio y hace derivar a los temas por una penetrante melancolía derrotada.
Y bueno, hay mucho de lo que tiene que pesar sobre todo: canciones. Cancionazas, todas, sin excepción. No doy un solo título porque "Trouble will find me" está acorazado, es inquebrantable, y no hay (pienso) destacadas o singles potenciales (otro concepto inmediato del que huyen The National con sabiduría).
Lo dicho: maravilloso rock crepuscular, para perderte en soledad en la noche, entre humo y neones, pensando en las cosas que te hacen sentir abatido. Y quizá para encontrar asideros para seguir adelante.
Adereza el guiso una querencia por hacer el ganso en sus últimos clips bastante desconcertante: