06 enero 2014

2013

Año sólido en temas private, pero por eso mismo muy disperso en actividad bloguera o en consumo de cultura. NO-time!. Así, no puedo hacer largos informes panorámicos sino una mirada a lo que he hecho y disfrutado. Por hablar de lo personal, ojito si alguien puede acercarse al Museo de Pontevedra, las ampliaciones merecen mucho la pena, y hay cosas temporales curiosas (right now, una expo de adornos navideños de vidrio soplado bien chula, con los días contados... ¡daos prisa!).
En mis blogs, todo tranqui. Aquí en el "Pasajero" ha bajado el nivel productivo salvo por esa odisea imposible, de mencionar la escucha de los 1001 discos del libro ese "antes de morir". En Serie de Viñetas poca cosa salvo seguir subiendo todas mis reseñas de Faro de Vigo (añadiendo alguna ad hoc y de vez en cuando un textillo de opinión sobre mundocómic) y Sobre Sandman sigue ahí, poquito a poquito, sin prisas, con muchas pausas, pero vivo.
Sigo disfrutando de los cómics, en un 2013 que ha sido muy fructífero en calidad. Más información en mi blog Serie de Viñetas, claro, pero por resumir, posiblemente lo que más me ha impresionado sean el Fran (y su anterior Cuerda del laúd) de Woodring, La Colmena de Burns, Grandes Preguntas de Nilsen, Beowulf de Rubín y García o viceversa, y Los Surcos del Azar de Paco Roca.
Hubo muchos más, pocos me han defraudado, y eso merece un brindis.
En cine me he tragado unas cuantas infantiles, te lo mereces por padre (cosas buenas ahí también, ojo), y bueno, Gravity me ha dejado alucinando. De series no comento nada porque más allá de conseguir casi acabar Juego de Tronos, que me ha parecido paradita como mirar un reloj de cuco pero de producción absorbente, poco apuntar. Bueno, me he puesto con Girls, muy bien, pero he visto dos capítulos, je... y apunto Black Mirror para 2014, intuyo me molará.
Tele normal, valoro la resistencia catódica de La Sexta, doctrinaria dirán algunos, necesaria, otros.Yo mismo. El Intermedio y Salvados, menos mal. Telebasura, confeso que soy muy de Top Chef USA, así que no me resistí a aguantar al Chicote. Pierde puntos, pero ah, placeres culpables...
Y música. Este año ha habido mucha música, yo he escuchado M B V, el retorno de mi banda de cabecera tras más de 20 años de silencio y el resto sobra (aunque ojo, hubo cosas muy buenas, y en España, Triángulo de Amor Bizarro a nivelón). No solo por fan fatal sino porque el disco crece a cada escucha y aemás demuestra qeu nadie tiene los sonidos que habitan el alma de Shields y compañía. Los seguidores son, queda demostrado con este retorno incendiario, un espejismo.
Y luego me fui a verlos al Primavera de Oporto pensando que, como ya era la 2ª vez, sería el año Swans live. Que tremendísimos los Swans, por descontado. Pero no superaron la sensación de temor por la salud física que logran los de "Loveless", una monstruosidad hirientemente bella con un máximo de decibelios directamente cruel con la audiencia ejecutado por una banda de esfinges autistas. Maravilloso.


 Y nada, que luego está CuCo, Cuadernos de cómic (aquí está), que es mi granito de arena, compartido con Gerardo Vilches, al mundo de la teoría del cómic. Creo que solo por la gestación del nº 1, y lo smiles de mails y las risas ante coincidencias cósmicas entre Gerardo y menda, ha valido la pena. Además ese primer CuCo ya queda como algo muy gordo en los anales de la teoría sobre historieta de este país... cuando digo gordo, me refiero a "en todos los sentidos"
Dr. Ender sacó copia de la revista, y esta es la foto que lo demuestra

No hay comentarios: