16 enero 2014

TIM HECKER Virgins


Tim Hecker aborda la música de un modo que solo puede ejecutarse con la actual electrónica (digo, de las últimas décadas... está en el ajo desde los noventa, vamos), con la mirada abierta y el ojo en un punto inconcreto. Entre el estudio matemático y la improvisación.
"Virgins" parte del amasado de sonoridades. Todas, según he leído, procedentes de instrumentos clásicos (pianos, violines... esos instrumentos clásicos, no guitarras eléctricas y baterías). No se´si todos-todos, pero desde luego ahí están, como psicofonías a veces lejanas y misteriosas, otras, amenazantemente cercanas, palpitantes. Y de ese todo de sonidos "naturales" emana, como un gas opaco, una música abstracta, cargada de sensaciones incómodas pero nada concretas. Repeticiones, digitalizaciones de sonidos de piano llevados a loops sin principio ni fines concretos, ruido blanco, ecos...
"Vrgins" aturde desde una radicalidad que me recuerda a Ben Frost, aunque más emparentada al tecno. No sé qué tecno, desde luego no de pista, ni de chill out... tampoco una abstracción aislacionista, ni un ruidismo feroz... Hecker moldea con cariño la materia sonora para devolvernos música que no se parece a nada. Así turba más.


No hay comentarios: