05 febrero 2014

MOGWAI, Rave tapes


La vuelta de Mogwai es como la continuación, más bien, habida cuenta e que los de Glasgow son una banda bastante activa. Tras la sobresaliente reinvención de su sonido con “Hardcore will never die but you will”, entregaron el año pasado la banda sonora de Les reveneants, una serie francesa de zombis a la que aportaron una música serena y bucólica magnífica, en absoluto un segundo plato en su discografía sino otro paso a tener muy en cuenta.

La realidad es que esos dos discos posicionan la música de Mogwai, que más allá de ser una solución bipolar entre las montañas rusas y el slowcore, demuestra con los años y la experiencia de la banda más recovecos en su sonido de lo imaginado en los noventa. Así “Rave tapes” es la cruz de "Hardcore": si aquel desdeñó las estructuras marca de la casa (instrumentales largos, que crean dinámicas casi narrativas entre la calma celestial y las tempestades orgásmicas y atronadoras) para adentrar su música en escuetos bocados de rock con ascendencia kraut, ahora vuelven a su esquema habitual, si bien con el gusto por los temas abreviados que mostró aquel. Pero lejos de usar la marcha atrás “Rave Tapes” avanza en las texturas sonoras y los timbres de la música de la banda, al abrazar los sonidos electrónicos. No es la primera vez que aparecen en su opus, es cierto, pero nunca con un gusto tan vintage y con un ensamblaje a sus atmósferas guitarrísticas tan perfecto.
Alejados de las tormentas eyaculatorias pero sin perder mordiente ("Hexon Bogon" aturde sin elevar el volumen, con un control poderoso de las guitarras), los Mogwai “raves” han conseguido seguir, con 24 años de carrera, desarrollando un universo sonoro de gran lirismo (la palabra que mejor definiría este disco), tensión y autoexigencia.

Guay.

No hay comentarios: