01 marzo 2014

El Meco de Vigo

Como una falla valenciana, el carnaval vigués quema una figura satírica. El año pasado, la Merkel, este, politizando más aún la fiesta, el concello ha montado un muñeco de Feijóo.
Yo me río, porque me hace gracia quemar a Feijóo metafóricamente, pero al tiempo que las fuerzas políticas se apoderen de fiestas llanas es algo que me da bastante repelús. Porque todo, insisto, todo lo que hacen los partidos políticos tiene una única función: alimentar su mensaje.
Y eso no es cultura.
Eso es técnica del aborregamiento institucionalizada.
Pero bueno... quememos a Feijoíto

No hay comentarios: