03 abril 2014

DAMIEN JURADO, Brothers and Sisters of the Eternal Son


El nuevo disco de Damien Jurado es un paso firme al firmamento de quien, asentado en el neo folk contemporáneo, no se conformó con etiquetas.
Toma lo logrado en su antecesor y da una zancada poderosa, hacia una música cada vez más necesaria. Abre "Magic Number" y los primeros aires de Nick Drake se evaporan en un globo de maría sonora, algo muy hippy, una alianza desde el presente con los sesentas que, sin embargo, no suena a nostalgia sino a futuro. Además ese "Magic Number" posee una melodía maravillosa, sutil pero sencilla, que engancha tanto como su sabio destilado de sonidos.

Estas son, en realidad, las claves de "Brothers and Sisters of the Eternal Son", diez canciones magníficas (sin excepción) que partiendo del folk se expanden, gaseosas, hacia terrenos que huelen al mentado Drake, sí, pero también a Bon Iver, por ejemplo.
Cabe añadir que este artefacto, desde ya uno de los discos de 2014, está muy lejos de los directos de Jurado: solo y a pelo, verdadero folksinger desnudando de producción y efectos estas canciones. Me quedo con el disco, pese a que el directo del artista me pareció buenísimo.