25 mayo 2014

Ultraderecha

La noticia de las elecciones europeas ya no está en España, claro. Solo por estimaciones (esperaremos para ver si esto ha sucedido finalmente de un modo cierto) ya se sabe que el partido más votado en Francia ha sido el ultraderechista Frente Nacional, aupado por una Marine Le Pen que, con su mediatismo efectivo (tanto como para barrer en estas elecciones, parece) da simplemente miedo. Porque son estimaciones, pero le dan el 25% de votos, y eso es para tener miedo.
Y porque lo del FN no es eufemismo como puede darse cuando se habla enojadamente de un aprtido de derechas: el FN es fascista. Y además la tendencia se contagia pro Europa, si hacemos caso a las encuestas.
Mirando el lado no bueno sino cuanto menos constructivo, puede ser una llamada de atención. No es la primera vez que la ecuación crisis+ira=ascenso de la ultra, pero por eso mismo, porque hay una historia, cabría desear una reacción, en Francia, de modo que que esto quede, en el más próximo futuro, en una boutade iracunda (algo ya de por sí peligrosísimo).
Francia en llamas.