04 agosto 2014

OCHO APELLIDOS VASCOS, de Emilio Martínez-Lázaro

He visto algunas películas este verano, y voy a irlas despachando, tirando a rápido y por si te fías de mí y estás pensando en verlas o no. Tampoco es que sean rabiosa actualidad, conste...
La primera, el bluff de la temporada, Ocho apellidos vascos, una idiotez descomunal en la que todo (casi todo) falla. Un argumento facilón (ea, contraste de los polos opuestos -y sensibles-: vascos versus andaluces... menuda memez), una retahíla de chistes que vale, con alguno haces ji-ji, pero mira, eso no me hace una buena película. Unas actuaciones bastante malas en general (¿de verdad es gracioso y creíble Dani Rovira, o simplemente tiene una cara así simpática ella? porque no es lo mismo), y una única carta a la que agarrarnos, Karra Elejalde, que sí, lo borda en su papel, un histrión autoconsciente, caricatura de vasco-vasco topiquísimo.
Pues eso, una nadería que me hace pensar con cierta preocupación si el gusto cinematográfico nacional está realmente tan anestesiado para convertir esto en "la comedia de las comedias".

2 comentarios:

Manuel Rivera dijo...

Ten en cuenta que muchísima gente si va al cine es al "jiji", que bastante negra está la cosa por ahí fuera.

El cine mas serio no tiene mucho éxito ahora mismo, pero no es por el borregueo, es porque uno cuando puede salir de casa y la economía lo permite, va a pasarlo bien y punto.

Para analizar friamente me leo un libro (o un comic), yo al menos al cine ahora mismo, a por palomitas y a disfrutar un rato, que con lo que cuesta no está la cosa para ir a pensar (o a sufrir ) ;)

Salu2

Octavio B. (señor punch) dijo...

Tú mírate "Extraterrestre", de Vigalondo, y compara. Y no, no es una friki de etés, es una comedia con triángulo amoroso, algo muy parecido a los Apellidos pero bueno de verdad, te desternillas.