04 marzo 2015

EL MINISTERIO DEL TIEMPO, TVE

Las series nacionales tienen varios problemas. Uno, el pretender gustar a todos. Target universal, sentar delante de la caja a toda la familia, de un modo intergeneracional. Eso atenaza al guión invariablemente. Las historias no son profundas, sino simples. Los temas, como los menús de boda, del gusto de todos y no molestan: recuerdos desde la añoranza, profesiones (pseudo)retratadas, relatos de misterio blancos (nada de la sordidez lynchiana de Twin Peaks, claro), comedias y tragicomedias.
Otro aspecto terrible es la realización casi siempre plana, y la dirección de actores más nefasta de las televisiones mundiales (es un chiste, NO veo todas las televisiones mundiales para poder asegurarlo).

Por eso El ministerio del tiempo ha supuesto una agradable sorpresa. Primero porque por una vez se sacrifica a buena parte de ese target. La nueva serie de TVE no se preocupa por contentar a todos, sino por construir un relato de género que a priori podría ahuyentar a parte de esa familia sentada ante la caja tonta. El viaje temporal, de hecho, es fundacional para la ciencia ficción, así que aquí estamos, ante una de CiFi pura y dura. Sin excusas ni explicatios non peditas. Ciencia ficción porque mola. Molan los viajes en el tiempo y además si el espectador no ha salido despavorido, verá que es un juego divertido para hablar de nuestra historia. Por lo tanto, también podría gustar a gente poco afín a géneros "desprestigiados" (que manda huevos decir esto del que desarrollaron Bradbury, Lem, Kubrik o Moebius...).
Por otro lado los actores están bien, no actúan con ese envaramiento común en las teleseries, producto supongo de las prisas y una dirección de actores, que suele parecerme generalmente muy mala. Aquí los actores están más o menos creíbles, con mención especial a Nacho Fresneda en el papel de un soldado de los tercios de Flandes  totalmente desubicado en pleno siglo XXI. Y porras, la verdad es que se agradece el concurso de un buen equipo actoral. Por aquello de meterte en la ficción, claro.
Otro factor bueno son los medios. Serán ajustados, y más acostumbrados a las cosas de la HBO, pero lo que  tienen lo exprimen con eficacia, desde esa escalera en espiral que baja sin fin, a la aparición, en el capītulo 1º, del acueducto de Segovia a media construcción, que nos impresiona por concepto antes que por técnica. La iluminación, atmosférica y cuidada, narrativa, la música, que bendita sea, no es excesivamente enfática (a veces lo es, pero no SIEMPRE, a lo Cuéntame), guiones bien resueltos (ya se atisba una trama general que trasciende el capítulo cerrado, trama con varios frentes)... son muchos factores positivos.
Vale,  acostumbrados al refinamiento de bestias pardas como Mad Men o Boardwalk Empire, podemos advertir tosquedades, sobre todo en las líneas de diálogo (ejemplo, un personaje se despierta y, en soledad, suelta bien altito: "vale, si Mahoma no va a la montaña, la montaña etc etc"... Obvio, fácil y narrativamente vacío, poco natural e inecesario) pero las virtudes (incluso en la escritura de esos diálogos muchas veces) convierten a El ministerio del tiempo en un producto muy defendible, y divertido.
se puede recuperar para verla entera (dos capítulos de momento) en la web de TVE.
Y de postre, al final se ofrece un programa a modo de making off con comentarios sobre la época histórica y personajes que aparecen en el capitulo, que entretiene, claro que sí.

3 comentarios:

Josep Oliver dijo...

Totalmente de acuerdo con tu opinión; yo añadiría a esto el buen uso del desparpajo, del humor bien planteado, y de las metarreferencias, que le hacen ganar puntos (o al menos a mí como espectador me ponen en su bolsillo).

Jose Luis Álvarez dijo...

Es una serie con sus limitaciones sí, pero honesta. Por eso hay que ser relativamente indulgentes. Ahora falta saber si abre un camino o es una anécdota en la producción nacional, aunque después de ver la de Resines y el remedo de los apellidos vascos...

Octavio B. (señor punch) dijo...

En todo caso el avance de la misma da más y más puntos positivos. También insiste en sus debilidades, la verdad, pero cada vez va a más y a mejor.
SDe momento se ha asegurado ya la 2ª temporada :)