31 agosto 2015

MI CASA EN PARIS de Israel Horovitz

Hace una semana vi en el cine Mi casa en París, cinta de un septuagenario Israel Horovitz que se estrena a la dirección de largometrajes (previamente hizo un corto) pero que lleva en el mundo del teatro toda la vida (suma más de setenta obras teatrales, él descubrió a Al Pacino, y guionizó varias películas de éxito, alguna de corte biográfico o aprovechando su conocimiento de las candilejas y sus alrededores).
Mi casa en París es una película efectivamente muy teatral que además revisa un libreto del propio director, una historia de personajes y de sentimientos de esos que parecen desparramarse por el escenario del teatro en un guión que precisa de pocos escenarios. Intensa, amable, dramática, en ocasiones intentando ser trascendente, otras simpática... Una cinta inteligente con ganas de rascarse algún Oscar, indudablemente (esa fotografía, los perfiles de esos caracteres tan... humanos y plurales...).
Con todo lo dicho es casi de cajón adivinar que lo mejor de la película está en su reparto actoral, con un Kevin Kline versátil (un "actorazo", en términos oscarizables, pero que además resulta que lo es, que te convence, que su registro es amplio y resulta creíble en el drama y en la comedia) y una Maggie Smith ya en su papel de Gran Dama Señera de la Actuación. Juntos bordan un dúo ciertamente teatral, lo cual, aceptada la honradez de la premisa inicial, no es malo.
La película parte de un argumento simpático, un norteamericano acude a París para hacer uso de una propiedad urbana que acaba de heredar... y descubre que en esa casa (con jardín, en pleno centro de la ciudad) vive una anciana nonagenaria que tiene derecho legal a quedar allí mientras viva, y además, a cobrar por parte del dueño de la casa una pensión mensual. Las disyuntivas eran la comedia negra, o tirar por donde se tira, un relato con ganas de ser profundo, hacer sonreír, hablar de la vida, los fracasos y las miserias cotidianas, y como dicen los cursis ahora, "tocarte la patata". Queda, con estas premisas, asegurado un producto mordaz y entretenido, si no pretendes estar a punto de ver la gran película del año. Ah, la vi doblada, pero pide a alaridos VOSE.

No hay comentarios: