21 abril 2016

Adiós Prince

Prince consiguió hipnotizarme como Bowie, sin ser yo un seguidor ni tener un solo disco suyo. Icono máximo del soul, el funk, el pop , el rock y toda la música negra y su sucesora (la blanca), Prince renovó lo que parecía ya un camino cerrado, con una imagen como pocos iconos del siglo XX han tenido, andrógina pero vorazmente heterosexual (loverman sensual, sueño húmedo materializado en carne tórrida) y con una serie de canciones olímpicas. No compré discos, pero si que lo vi en directo, en el año 93, magnífico. Y sí que canturreé Purple Rain, Kiss, Sign of the times y hasta la de Batman como mil veces.
Se decía que los setenta fueron de Bowie y los ochenta de Prince. Los sesenta perdieron a su "dueño", Lennon, hace mucho. Los noventa también perdieron prematuramente su icono (Cobain, claro), la historia del pop en mayúsculas muere.
Nos deja el beso púrpura y crema, ay.


No hay comentarios: