06 octubre 2016

BOB MOULD Patch the sky

El nuevo de Bob Mould. Ay. Con la regularidad con la que saca discos Mould, con su férreo libro de estilo siempre firme en cada nueva obra (rock de alto voltaje con kilopondios melódicos y angst personal en la lírica) y con una media de calidad que hace tres décadas que me hace decir lo mismo ("Mould es mark of quality contorl aproved") resuklta difícil no permutar críticas del ex Hüsker Dü con cada nuevo lanzamiento. De hecho lleva una trilogía que, en el ecuador de la cincuentena, lo vuelve a colocar en el punto de mira como o lo estaba desde los años de Sugar. Silver Age inauguraba fornido esta nueva edad (de plata, el oro sería Sugar y los ) que rubricó con más tranquilidad Beauty and ruin (una de las mejores portadas de los últimos años, con el Mould actual viendo su reflejo en un espejo que le devuelve al Mould de los ochenta). "Patch the sky" vuelve a acelerar, lanzado cuesta abajo sin miedo. Si vamos a caernos, y la música de mouls gira alrededor de su constante existencialismo cenizo, que sea montando ruido. El de esa guitarra marca  de la casa, el del formato trío que ha consolidado desdde "Silver age" acompañado por el bajista Jason Narducy y el batería Jon Wurster.
Por lo demás, citaremos canciones pero da lo mismo. ¿Te gusta la marca Mould?¿Te gusta el roch a todo volumen, recio y clásico con gusto por la fuga hardcore ("Hands are tied" dispara, acierta y se da a la fuga en 1'44 minutos). Hay momentos más acústicos, hay pantanos de ruido al estilo "Slick" (del debut de Sugar, disco que si no conoces, debes hacerlo) y bueno, falta la capacidad de sorprender. Aunque a estas alturas ya nadie se la pide, la verdad.
Y bueno, una tontería, pero no puede dejar de hacerme gracia el aspecto de profe bonachón de instituto de Bob Mould,

Que obviamente contrasta con su música, pura fibra