23 abril 2017

¡RESCATE!, un juego colaborativo

Lo normal es pensar en el ajedrez, o el parchís. Se juega para competir y ganas sanamente. A veces no tan sanamente, va en la madurez del jugador.
Pero la moderna edad dorada de los juegos de mesa ha abierto el abanico de lo que es o puede ser un juego, hasta límites en ocasiones locos. No es nada loco sin embargo el concepto de "juego colaborativo". Se trata de jugar contra un tema-reto (una pandemia mundial, por ejemplo) y contra las mecánicas de las reglas del juego, para ganar todos o perder ante "la deriva de los acontecimientos".
¡Rescate! es un juego que los reyes magos le regalaron a mi hijo, a petición del susodicho. Quiero decir que es un juego para chavales a partir de diez años. Para uno a seis jugadores (esa es otra, sí, para jugar en solitario sin problemas). Lo cual no quiere decir que no lo disfrutes con cuarenta, no al menos en este caso.
La cuestión es que los jugadores adoptan el rol (y juegan con unos muñequitos muy logrados) de bomberos ante una casa en llamas. Mueves, haces cosas (apagas un fuego, abres un boquete en un muro para rescatar a personas...) y posteriormente con un sistema sencillo de dados, aumentas el fuego por la vivienda, que se propaga incansablemente.
Meta del juego: salvar a siete personas encerradas en la casa, antes de que esta sea arrasada por las llamas. ¡O ganamos todos o se va todo al traste!El juego tiene versión principiante y versión avanzada. A la primera puede jugar literalmente cualquiera, diría que La Oca tiene más reglas. Sin embargo es mucho más divertido que La Oca, pues conserva en su elementariedad una tensión creciente importante.
Bomberos en acción, la eficacia del trabajo en equipo.

El tablero es doble, ofrece en sus dos caras dos viviendas distintas (una mas sencillita).
Y la versión para jugadores "avanzados" es más compleja, se asigna diferentes funciones a cada jugador (conductor, experto en químicos, etc), aparecen en escena muchos más elementos (coche de bomberos, ambulancia, materiales altamente inflamables esparcidos por la casa...) y bueno, a verdad es que ayer echamos en casa una partida que... nos trituró 😅 Creo que pude mover dos veces antes de que las llamas se cargasen el edificio con todo lo que había dentro.
Bomberos de pacotilla, partida perdida.

Es lo que hay, ¡nadie dice que ser bombero es fácil o falto de peligrosidad!
¿Resumen? Muy simpático juego, que se juega en menos de una hora, ideal para evitar piques entre niños ante un tablero, aportando valores como la solidaridad, el espíritu colaborativo y el sentido espacial.
A mayores, del juego hay una expansión, "Alto riesgo", otra caja que añade más escenarios, más bomberos y reglas (supongo que más complejas).
Y bueno, cuando encuentro un youtube de una partida acelerada, de un minutillo, lo subo para que veas el percal:

No hay comentarios: