21 septiembre 2017

No te cambias de década.

He caído en una cosa nueva, de un canal de esos que emiten cosas nuevas, Me cambio de década. Lo venenoso y nauseabundo de ese programa, de esa cosa nueva, es que es una enorme mentira que hace de pomada mental para los incautos que se lo crean o que pasen por alto todo en beneficio del "es un espacio de añoranza, cariñoso". Cariñoso mi gato (no tengo, pero de tenerlo sería cariñoso).
Punto.
La mecánica del asunto es coger a una familia, y vete tú a saber porqué se prestan ellos, pero el programa los lleva a "los sesenta", "los setenta"...
Les viste ad hoc (aunque durante diez años no cambian de moda, como si "los sesenta" fuesen un todo), les meten en "casas Cuéntame" y les ponen un seiscientos para que hagan el gilipollas delante de nuestras narices.
Que me parece gracioso, yo también he sonreido con el Cine Exin, pero vamos, la imagen sesgada, mema y apolítica del franquismo...
Los simpáticos guateques...
La pizpireta moda de entonces...
...convierte este programa en algo cuanto menos falso. O eso o es el perfecto retrato de la España franquista avestruza, los que "no se metían en política". Eran muchísimos, y quién les culpa de nada, por supuesto. Pero perpetuar esa tristeza de otros tiempos en 2017, manteniendo "un largo silencio" cuando, en fin, lo que tendríamos es que estar hablando de una época terrible... no, este programa no viaja al pasado. Es otra cosa. Esto es telebasura de terciopelo, sin gritos, sin frikis, sin hijos de famosos ni ex de toreros, pero de discurso al menos discutible, cuando no sencillamente peligroso.
El tag de Teleresiduos pocas veces ha estado tan justificado. 

No hay comentarios: