10 febrero 2018

PORT ROYAL, juego de cartas.

Cuenta la Wikipedia que Port Royal fue "la sede del gobierno británico en Jamaica y la principal base pesquera y comercial de la isla durante el siglo XVII. En su época de esplendor también acogió a un gran número de piratas que bajo el amparo de los británicos atacaban las naves españolas y francesas". La ciudad fue destruida por un tsunami en junio de 1692, "durante el cual dos tercios de la ciudad se hundieron en las aguas del mar Caribe" (Wiki otra vez).
Port Royal antes de 1692.
La ilustración de The Project Gutenberg EBook de On the Spanish Main, de John Masefield a través de Wiki Commons.

Port Royal es un juego de cartas basado (o usando como percha) en aquel Port Royal comercial y pirata, que ya fue editado en su día por Devir y que hoy distribuye Másqueoca. Y menudo juego...
La verdad es que el Royal me da lo que buscaba en él: un juego para dos a cinco jugadores, rápido (en media hora corta te has jugado una partida) y de explicación sencilla (es un juego jugable a partir de ocho años) pero con, a posteriori, una cierta profundidad táctica y estratégica interesante (y un factor suerte bastante emocionante, como explico abajo). Un jugo que se despliega en la mesa en un santiamén, además, porque no siempre uno tiene ganas de saber que antes de jugar se va a tirar quince minutos desplegando tableros, fichas, cartas, losetas y la madre que los parió a todos (otras sí, eso es lo que se busca, una experiencia laaarga e inmersiva).
Reparte a cada jugador tres cartas por el reverso (monedas),  haz un mazo con todas las demás cartas, empieza a jugar

Port Royal parte del hecho y lugar históricos para crear un juego dinámico y que se basa en forzar la suerte. Cada jugador será, por así decirlo, aspirante a montar su barco (pirata, si así te hace más gracia) para lo que tendrá que hacerse con tripulación, y por supuesto contar con dinero para mantener su proyecto. Cada jugador recibe tres monedas (a tales efectos, se usa la baraja pero en su reverso), y en su turno el jugador va descubriendo cartas del mazo y decide cuándo para de hacerlo. En ese momento puede apropiarse de las cartas que le interesen, del lote desplegado.
La gracia está en que en esas cartas consigues tripulaciòn, sí, pero también barcos con banderas (de color: barco amarillo, barco negro, rojo...) y esos barcos son golosos porque cuantos más colores consigas descubrir, más cartas podrás robar al plantarte. Pero si repites tipo de barco, si por ejemplo tu segunda carta desplegada era un barco azul y la sexta, zas, sale otro azul... pierdes tu turno, no puedes adquirir nada de la mano desplegada.
Barcos y tripulación, cartas a cascoporro para tentar tu suerte.
(Imagen del blog Fuera del tablero)

Hay más reglas y matices, pero ya sabes que yo no explico reglas, hay youtubers a palas para ahondar en ese aspecto. No obstante sirvan estas pinceladas para resultar lo suficientemente descriptivo... cada personajes que "contrates" te dará unas habilidades concretas... hay tripulación que te permite hacerte con más dinero si consigues desplegar del mazo cinco naipes, por ejemplo, y cosas así. Y hay una fase de comercio en la que los demás jugadores pueden también comprar cartas de la mano que has desplegado en tu turno una vez tu hayas comprado las que hayas podido comprar.
Pero vamos, el juego es esa sencillez: despliega, tienta la suerte, compra lo que puedas... Su gracia está en la mezcla de ir tentando esa suerte, y en una fase que tiene un algo de construir un buen mazo para conseguir puntos (las cartas dan puntos, el juego se gana al alcanzar un nº de puntos sumando los valores de tu mano). Es divertido y emocionante, es un juego ligerito y tiene su chicha.
Muy recomendable, pese a que su parte gráfica carece de una mirada estilizada: desde la portada ya se ve que las ilustraciones parecen dignas de un cómic histórico de tercera o cuarta. Un pero que podría hacer extensible a bastantes juegos, por cierto, un apartado gráfico que en el sector está en pañales, salvo notables excepciones.
Los dibujos, sin comentarios. El juego, muy recomendable.

No hay comentarios: