02 junio 2018

TULIP FEVER, de Justin Chadwick

Resultado de imagen de tulip fever critica
La historia es ese argumento general de posibilidades infinitas para armar, a partir de él, pequeñas historias ficcionales. Del género histórico a Canción de hielo y fuego (sí, Juego de tronos,las novelas), son incontables las obras de narrativa que se apoyan más o menos libremente en la historia. El peligro de aquellas que se pretenden "fieles" está en caer en los asideros que los hechos proporcionan a los narradores. Y son peligrosas trampas, demasiado tentadoras.
Tulip Fever es posiblemente uno de las más prácticos ejemplos con el que puedo ilustrar esta idea. El relato es a priori atractivo, un drama histórico de tintes shakesperianos -pero de acento protestante, burgués, mundano-. Una ilustración en clave de drama y triángulo sexual (¿amoroso?) del crecimiento de la clase burguesa en los albores de la Edad Moderna. Y del marco de la crisis del tulipán de Flandes en s. XVII. Mimbres para atar algo interesante a varios niveles: como relato de unos hechos históricos poco conocidos por el común de los mortales (la inflación tulipanera), como ilustración de los burgos y la sociedad mercantil y comercial que supera un medievo rural y feudal (soy reduccionista aquí, o sé), y como guinda, una historia arrebatada como argumento principal. ¿Qué falla? ¿Además de estar ante un producto apoyado en el desnudo de su actriz principal como gancho comercial, lo cual dice mucho y no bueno de la cinta? Pues falla la tentación de los asideros. Falla que el mimo (espectacular) por la recreación ambiental juega en detrimento del drama. La historia y sus personajes se dibujan tan pobremente como rico es el retrato de calles, casas, vestimentas, estudios de pintores, canales, conventos, tabernas y del contexto especulativo del tulipán. Y la ficción necesita de historias y personajes que arrastren. Al menos la ficción más "ortodoxa", la del relato canónico como debería haber sido esta. Es muy común, basta pasearse por los puñados de cómic histórico francobelga que nutren las novedades mensuales para ver exquisitas ambientaciones y cuidado historiográfico como molde para tramas tópicas, diálogos torpes y personajes planos. Pero esos cómics no los emitieron en TVE el otro día, y Tulip Fever sí, ¡por eso cae comentario en mi blog! 😊 Por otro lado quien guste de perderse dentro de un cuadro de época escrupuloso y detallista, tiene eso en la cinta. Quizá por ello, por esa recreación de pátina lustrosa (e interior vacío) me dejé llevar hasta el final de la película.

No hay comentarios: