20 octubre 2018

FLASHER, Constant image

¿Y si al postcore le inyectamos una querencia pop que le resta toneradas de virulencia?¿Y si comenzamos un disco con "Go", un arsenal de guitarras a lo Kevin Shields (My Bloody Valentine) en un tema que podría durar infinito pero se amputa antes de cumplir los dos minutos?¿Y si mezclamos voces femeninas y masculinas en temas pegadizos?¿Y si mantenemos el nervio core y punk en melodías trotonas, en bajos densos como mercurio, crescendos intensos y guitarras nervudas como ataques nerviosos?
Flasher.
Flasher.
Flasher.
Y "Constant Image", un debut de podio.
El debut hardcore melódico del año. El grupo hardcore del año. Y se alejan tanto del género que puedes ponérselo a tu cuñao en el coche: melodías de la escuela Buzzcocks, aires (muy fuertes) a la new wave, sonido crudo pero que no acuchilla (esto no es Shellac, vamos). Y pepinazos. "Material" es intensa como Fugazi sin derramar sangre, "Pressure" es un doctorado cum laudem en estribillos con pegada, "Business unusual" cierra con un espíritu expansivo sereno en el que cobra importancia un saxofón ambiental. El equilibrio entre la esponteneidad y lo cerebral es magnífico y omnipresente en todo el disco.
Redondeamos con letras comprometidas (otra faceta hardcore) y en definitiva tenemos un caramelo agrio pero azucarado perfecto.

No hay comentarios: