08 febrero 2019

LISABÖ “Eta edertasunaren lorratzetan biluztu ginen”

Eta edertasunaren lorratzetan biluztu ginen comienza con el sonido de un campo de batalla arrasado, “Errautsaren bezpera” ("La víspera de la ceniza”) no alcanza los dos minutos, y es un momento de tensión sin estruendo, de música experimental cercana a los Sonic Youth de EVOL. Presagio calmo de  “Nomaden zirkulu tematia” (“El terco círculo de los nómadas”) que ya sí desata la característica tormenta oceánica en el yunque y martillo del oyente. Inmisericorde, clava su bandera en el Everest que solo ellos saben conquistar disco a disco. ¿Qué banda internacional logra en cinco minutos semejante fragor e intensidad? No exageremos: Swans pueden. Y otros autores en contextos muy opuestos a este incendio salvaje (pienso en el último Sufjan Stevens, sanador). El posthardcore internacional está cojo sin la presencia de Osinaga y compinches, jinetes negros portadores del anillo de poder sónico que deja a muchos compañeros de generación en pañales.
¿Para qué hablar de esta nueva obra maestra canción a canción? Esto es otra vez un tsunami que guitarras en espirales cruentas, de gargantas desesperadas, de remansos aterradores por lo que puedan preceder, de percusiones infinitas (dos baterías, ya sabes, dos golpeando el mismo ritmo a la vez, esto es un terremoto) y de versos elípticos y hermosos (ojo, ¿cuántas bandas conoces en las que uno de sus miembros ni canta ni toca ni baila en escenario, solo se dedica al apartado lírico de la banda? yo a Lisabö).
Mejor lo dejo estar ¿para qué esforzarme con adjetivos y frases engoladas para intentar convenceros de nada? La realidad es que no hay nada igual a Lisabö y por eso del mismo modo que han pasado siete años desde su anterior obra maestra ya pueden pasar diez años sin un nuevo Lisabö. Eta edertasunaren lorratzetan biluztu ginen es el disco rock del 2018 y esa hipotética continuación de 2028 lo será en 2028. Porque ni Dios y todas sus catedrales le hacen sombra a Lisabö en su terreno (no lo llamemos zona de confort, no cabe el confort en eta música). ANIMALIA!


No hay comentarios: