07 julio 2019

Revista de historia (¿para dummies?)

Hace unos días, para pasar un rato en el tren, compré una revista de historia, "Vive la Historia", cuya lectura (parcial) me ha provocado reflexiones.
La revista se llama "Vive la Historia",  y es la traducción directa de la británica "All about History". Analicemos el contexto de medios de prensa dedicados  a la historira para, digamos, lectores generalistas:

  1. HISTORIA Y VIDA. La decana, con un cuerpo de historiadores y periodistas que firman los textos, a los que se unen algunos doctores. Su presencia gráfica ha variado debido al empuje de la competencia, uniéndose al empaque visual de nuevas iniciativas surgidas en los años noventa. Ha pasado de ser un cuadernillo en blanco y negro a su actual formato de revista a todo color, con una mezcolanza de imágenes fotográficas, cuatros de época y pocos mapas. Es mu recomendable para lectores no especialistas en historia que quieren estar al hilo, si bien tiene cierta querencia a historia contemporánea. Destacar que cuida un cuerpo centrar en un dossier.
  2. LA AVENTURA DE LA HISTORIA. Esas características (forma, dossier central) parece haberlas tomado directamente de esta otra cabecera. Nacida en lo ss años noventa, finales, lo hizo ofreciendo ese plus de formato y presentación. Quizá un puntillo mejor en variedad de épocas retratadas, la solvencia de las firmas (mayormente profesores universitarios, catedráticos o profesionales expertos en el tema a tratar) la convierte en pareja de la anterior. Una u otra me parecen notables modos de aproximarse, desde la divulgación, a la historia. Ambas además tienen sus secciones fijas de actualidad, libros etc.
  3. MUY HISTORIA. Baja un peldaño respecto a las anteriores sin ser una mala revista. Sus textos son algo más ligeros quizá, pero  la mayor pega es de materiales. Para abaratar su precio, digamos que al final no resulta la revista ideal para conservar (su papel finísimo es un pero nada menor... el cliente de este tipo de publicaciones suele tender a no deshacerse de sus compras). 
  4. DESPERTA FERRO es la única revista en España de historia que podemos definir claramente como "de alta divulgación". Un medio con varias líneas (Arqueología, Antigua/Medieval, Moderna y Contemporánea) cuyos números son monográficos. Aquí nos olvidamos de misceláneas o de plantearnos si la revista se decanta más hacia contemporánea o... Cada número, un tema. La orientación de la Desperta Ferro es la historia militar, así que por tema solemos entender una guerra o una batalla. No siempre (sobre todo la línea Arqueo" trasciende esta ruta y se decanta por otros asuntos, historia social, etc). Su apatado gráfico es abrumador, con especial énfasis en su cartografía, a años luz d elas de las dema´s revistas.
  5. Hay otras, sí: Clío, Hª de Iberia Vieja... lo tanteado no me da para valorarlas, pero digamos que s emueven en la línea, por lo visto, de Muy Hisotria o Historia y Vida.
  6. Y si navegamos la red encontraremos más, y muchos blogs y portales ciertamente interesantes... un océano, en fin. Parece que en cierto grado los temas históricos viven cierto momento bueno, como material de divulgación y esparcimiento, digamos. Entre quienes consideren que uno se esparce mejor leyendo de y sobre historia que aguantando el feedback de Tele5, al menos...
En este campo navega VIVE LA HISTORIA cuyo título ya nos advierte de que, en fin, va a ser otra cosa. ¿Una readres digest sobre historia? Pues sí.
Ya las portadas suelen ser algo realmente aterrador, hortera y de titulares próximos a esa Tele5 (history version).Y feo. ¿Qué puede contener algo así?

PERO creo que hay que entender el producto.
Efectivamente, su densidad es muy inferior incluso al de la Muy Historia. Es una revista muy ligera (a veces rozando la chorrada), y de gráfica imperante: grandes fotografías, bonitos mapas, infografías vistosas, secciones cuanto menos curiosas (parece que hasta trae recetas de cocina de las materias vistas en el número...)
Ahora bien. Aceptado el target que busca el producto, que no soy yo sino mi cuñado (que nada tiene que ver con la ciencia histórica pero le gusta la novela del género y los docus del palo), pues me ha parecido muy eficaz. Estos hijos de la Gran Bretaña saben hacer las cosas, presentar algo a priori "aburrido" (entrecomillo porque creo que la historia es de las cosas más fascinantes que hay... solo hay que saber vender esa idea) de un modo que resulte no diré divertido, si no "cool", ingenioso.




Así VIVE LA HISTORIA modula textos breves pero no estultos, secciones variopintas (una de grandes batallas con textos breves y un mapa a doble página, otra de "Historia en fotos", otra de "¿Héroe o villano?") 

...que en fin, entregan un cuaderno de lecturas ligeritas, muy impactante visualmente, 

...al que achaco cierta "horterez" en el apartado de ilustradores. Muy como su portada, cuando pienso que hoy sería más excitante y atrevido adoptar las formas de la ilustración y hasta el cómic más contemporáneos. ¿Porqué no optar por imágenes más cercanas a, por ejemplo, esto... 

...que no esto otro -un espanto de la propia revista?

¿Es la historia como materia el reducto para lectores casposos que solo aprecian las pinturas relamidas de Augusto Ferrer–Dalmau, en el realismo al que sumar cierto toque de chonismo gráfico que remite a un Juego de Tronos de 2ª B con ecos de un Luis Royo de tercera? El ilustrador de la revista, Joe Cummings, no es malo en lo suyo, pero su preeminencia (portadas, textos centrales) se me antoja una gran pena y oportunidad perdida para explorar las posibilidades gráficas de una revista fresca y con ganas de ser original y popular en el s. XXI
Pero en fin, superado el "shock gráfico" y comprndido el objeto de tanta ligereza, sigo pensando que como revista frugal merece la pena defender VIVE LA HISTORIA. Sobre todo porque si una revista de historia no está demasiado escorada políticamente (un peligro en algunas españolas, quizá), sus temáticas siempre van a merecer la pena, mejorando la oferta de ocio más celebrada, del universo "rosa" a la bazofia de los talent shows y reallities que inundan los mass media.