27 agosto 2019

Lo latino hoy, aquí

Soy un "joven de la era grunge", es impepinable. Una época en que todo era... anglosajón, gris, abatido, "generación x" y bla bla bla.
La vida mata, vida gris, años noventa y todo aquello (foto de "Simgles"; la película)
Guitarras distorsionadas, pesadez rítmica... ¡qué distinto a 2019!
La fiesta del Conejo latino

Ahora, y ayer en los MTV Awards volvió a quedar claro, lo que MANDA es lo latino-español (Rosalía triunfando ahí), el color, el baile, la imaginación, o lúdico, los sentimientos de amor/desamor/deseo, lo racial identitario (como en el primer rock, como en el hip hop en los ochenta...), y algo muy poco noventero: la alegría. Concretamente la de una latinidad orgullosa, renovada y renovante (alegría de un estrato social humilde... Bad Bunny y J Balbin no son white trash sino voz de generación y de clase -incluso desde la clase social acomodada y "estudiada", pero convirtiéndose en voz de la juventud de las humildes y las medias... ¡es la historia del rock, siempre ha sido así!-) .
Todo esto no corresponde a mi quinta, no me voy a volver un reguetonero de pro, pero tengo ojos y capacidad crítica y de análisis del momento presente (para eso me pagan, a veces, incluso) y no ver la profunda renovación que estos años están suponiendo para la música sería ser ciego, sordo y tondo del bote.
La fiesta está aquí (no os perdáis la actuación de Balvin y Bunny en los MTV VMA), y se queda (hasta que nuevas generaciones viren a gris o a sepia el universo... somos ciclos my friend!).

21 agosto 2019

The Beatles "Revolverl" 1966

Como Rubber Soul ya se paseó hace años por esta etiqueta, y como me apetece retomar la discografía de los Beatles (que estoy, o estaba, comentando igualmente en la etiqueta 1001 discos), vamos con una obra maestra de la historia de la música.


Revolver, de 1966, vino a cambiar el rumbo de la música popular. No lo auguraba su inicial rock contundente y sencillo, "Taxman", pero sí "Eleanor Ringby", portal al kaleidoscopio psicodélico de Lennon, McCarntey, Ringo y Harrison en un momento en el que no sabían cómo bajar del cielo.
Orquestaciones que aún inspiran a Flaming Lips, melodías como nadie sabe componer ("Here, There And Everywhere", "And Your Bird Can Sing "...) y odiseas cósmicas narcolépticas y psicotrópicas tan alucinadas como, claro que sí, "Tomorrow Never Knows". De atrevimiento expansivo en la instrumentación. De arrojo al dejarse influir por todo para, finalmente, ser el disco que influiría en todo. Con un aportada mítica...
Gafas para ver colores aún por inventar.
Repetid conmigo: puta obra maestra, puta obra maestra.


19 agosto 2019

Tinto de verano, un juego para el estío: Timeline

Hay juegos esdrújulos, complejos, "serios". Y los hay ligeros, que se aprenden en dos minutos y se juegan rápido, pero que ofrecen un adictivo nosequé que nos lleva directamente a querer repetir timbas. Son muy para el verano, para cerrar una cena al aire libre, o amenizar el café tras la comida en esos días que, ay, está lloviendo y nos han chafado la tarde de playa.
Timeline es de estos.

Tanto que soy capaz de asegurar que no le gusta tan solo a quien "quiere que no le gusten" los juegos de mesa. Esto es, resulta más esforzado negarte a que te entretiene Timeline, que disfrutarlo.
Reglas: un montón de cartas con eventos históricos en cuyo anverso solo se nomina dicho suceso, y en el reverso se añade la fecha. Recibes una mano (4, 5 cartas... da igual cuántas, tú mismo) y se pone una carta en la mesa por el reverso , esto es, con su fecha a la vista:
...por ejemplo
Ahora y por turnos, cada jugador, de su mano de "eventos" (que claro, no puede ver su propia mano de cartas más que por su anverso, si espía el reverso con sus fechas, mal vamos), elije uno y lo ubica, antes o después de esa primera carta. Así turno a turno se va formando una línea del tiempo que va cerrando los intervalos temporales, y el juego se hace más y más excitante.


Y a jugar.
Hay alguna pincelada más, como quién gana, qué pasa cuando fallas... pequeños extras que dejo a vuestro descubrimiento, si os decidís por pillar este juego de unos 15 € y pequeño tamaño.

De hecho el único pero que le pongo es que como producto, y por cuestiones meramente de mercado, y por hacerlo más "objeto", más "regalable" (y bonito en ese sentido), el asunto está un poco sobreproducido: la baraja es pequeñita y la caja solo tiene una función de engalanar el producto.
Es el signo de los tiempos, estoy seguro de que el juego enfundado en un simple estuche de cartón pasaría más desapercibido. Pero en fin, da coraje pagar por tanto "aire":


Sin embargo merece mucho la pena, y su precio no deja de ser popular... además, importante, esto NO ES UN TRIVIAL PURSUIT. No hay ese "embarazo de mostrar que no sabes" de ese pernicioso juego, ya que muchas cartas proponen cosas tan marcianas como la invención del carrito de supermercado (otras son más didácticas y digamos que así con Timeline tenemos un juego apto para la ludificación del aprendizaje y también para el descubrimiento más curioso, ocioso y hasta marciano). Todo en fin es muy lúdico y simpático en Timeline.

Por cierto, hay varios Timelines, con diferentes temas. Yo tengo el de "Eventos" (sucesos históricos) pero los hay de música, cine... hasta de Star Wars.